Bebidas Energéticas Le Dejaron Un Hoyo En El Cráneo A Su Marido Y Casi Lo Matan

Como muchas parejas jóvenes, Brianna y Austin estaban felices con la noticia de que pronto serían padres. Sin embargo; la vida puede cambiar de un minuto a otro y dar un giro completamente inesperado. Ellos dos lo saben muy bien. Llegó el día que nadie esperaba. Ella recibió una llamada que cambió su vida por completo, ya que su pareja y padre del niño que esperaba en su vientre, había tenido un accidente y nadie sabía si lograría sobrevivir.

Brianna estaba embarazada cuando recibió ese trágico llamado de su suegra: “Austin tuvo un accidente”, le informó al teléfono. A Brianna se le vino el mundo encima.

Cuand iba al hospital, ella supo que su pareja había tenido una hemorragia cerebral, pero la razón jamás la imaginó.

Sucede que Austin había comenzado a beber muchas bebidas energéticas, ya que tenía más horas de trabajo. La verdad era devastadora: Los médicos dijeron que el exceso de el golpe energético de las bebidas, había provocado el derrame cerebral.

“Después de 2 semanas viviendo en el hospital, preguntándonos si sobreviviría o no, si volveríamos a casa, llegó la hora de tener a nuestro bebé”, escribió Brianna en su testimonio en Facebook. Este es parte de su testimonio:

“No voy a mentir, fue muy difícil. Había planeado que Austin fuera parte de ese momento, que estuviera a mi lado, sosteniendo mi mano, estar ahí para cortar el cordón, estar ahí para darle la bienvenida a nuestro hijo al mundo. No me sentía bien. Pero un hermoso milagro ocurrió cuando nació nuestro hijo. Austin despertó; estuve una semana sin verlo, pensaba en él cada día, lloraba cuando miraba mi hijo quién era igual a su padre.

seeeee!
Cuando mi bebé tenía una semana, lo dejé al cuidado de sus abuelos. Necesitaba ver a Austin. Necesitaba decirle que nuestro bebé estaba aquí, decirle lo mucho que lo necesitábamos.

Las semanas pasaron. Estuvimos ahí mientras le hacían cirugías y controles médicos. Yo vi que tendría una oportunidad.  Pasaron un poco más de 2 meses, y nuestro hijo al fin pudo conocer a su padre. Cada día, no sabíamos si lo volveríamos a ver, así que el día que ambos se reunieron por primera vez, mi corazón recuperó parte de su felicidad.

Tiempo después, finalmente pudimos ir a casa y tener una vida normal. Debemos seguir con los controles con el doctor y viajando al hospital, pero acá estamos, luchando”.

Esas fueron las palabras de Brianna, después de la pesadilla que vivieron. Ahora están más unidos que nunca. Esta pareja quiso compartir su historia, para mostrar los peligros de beber en exceso estas sustancias que dan energía.

Loading...